-------------------------------------------
¡BIENVENID@S A NUESTRA BRONYTOPIA DE AMOR Y TOLERANCIA!
-------------------------------------------


- Pásalo bien.
- Comparte con todos.
- Y por sobre todo LOVE & TOLERATE!


¡HEY!


Últimos temas

» Gatitus sadness story
Jue Dic 05, 2013 4:08 pm por Dante

» BROHOOFERS CIERRA SUS PUERTAS
Dom Nov 17, 2013 12:46 am por Yuuki1652

» Preséntate aquí
Sáb Nov 16, 2013 6:07 pm por Yuuki1652

» Si te vas un tiempo o para siempre informalo aquí
Miér Nov 13, 2013 7:16 pm por Yuuki1652

» ¿Qué estás pensando?
Vie Nov 08, 2013 5:57 pm por Fluttershy

» Dile una mentira al usuario de arriba
Vie Nov 01, 2013 3:05 pm por Rarity

» Te Banneo Por...
Dom Oct 27, 2013 6:38 pm por Funxxy

» [Fanfiction] Innocence
Dom Oct 27, 2013 6:36 pm por Funxxy

» Coloca tu DA aquí
Dom Oct 27, 2013 2:06 am por Metallic Lenneth

» ¡Dile al usuario de arriba que tan rudo eres!
Jue Oct 24, 2013 9:01 am por Dante

» ♥♥ Sweet Art of Yuukita ♥♥
Mar Oct 22, 2013 3:09 pm por Rarity

» Barbacoa.odt
Mar Oct 22, 2013 2:45 pm por Celestia

» Codex Aeternum
Lun Oct 21, 2013 5:35 am por Octavia

» Revelados los posibles nombres de la familia de Pinkie Pie
Dom Oct 20, 2013 8:42 pm por yosoyyo

» Turnabout Storm (Castellano)
Dom Oct 20, 2013 8:39 pm por yosoyyo

» ¿Qué estás escuchando?
Sáb Oct 19, 2013 3:45 pm por Soul Silver

» Concurso mes de Yuukita
Miér Oct 16, 2013 6:47 pm por Funxxy

» Pon una foto tuya, de tu colección o de tus mascotas
Dom Oct 13, 2013 8:13 pm por Blue Rose

» Baneos.
Miér Oct 09, 2013 3:20 pm por Celestia

» º_o ɐıɹoʇɐǝןɐ uoısuǝɯıp ªwo
Miér Oct 09, 2013 12:26 pm por Gerack

Abril 2018

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      

Calendario Calendario

Compañeros

Miembros que empiezan más temas

¿Quién está en línea?

En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 66 el Sáb Oct 29, 2016 1:27 am.

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 4523 mensajes en 321 argumentos.

Tenemos 110 miembros registrados.

El último usuario registrado es Grandizz.


    El Reino De Zexys (fic) ( capitulo 1 al 5)

    Comparte
    avatar
    Afrodita
    Newbro
    Newbro

    Mensajes : 62
    Edad : 27
    Brony-Dollars Brony-Dollars : 18798
    Compañerismo Compañerismo : 22
    Masculino Aries

    Fecha de inscripción : 14/03/2013

    El Reino De Zexys (fic) ( capitulo 1 al 5)

    Mensaje por Afrodita el Mar Abr 16, 2013 8:27 pm

    Bueno. esta vez he comenzado a escribir un fic de ciencia ficcion ambientado en el espacio. tiene que ver con viajes interdimensionales, profecias, intentos de asesinato, teorias de identidades alternas y màs. espero les agrade

    capitulo 1: viaje solitario

    Spoiler:


    I

    Viaje Solitario

    Norte de londres, 2 AM y la madrugada transcurre sin sobresaltos en el subsuelo. Transcurre el año 2112 y pareciera que fue hace tan, tan poco que la guerra terminò. Nefarius el tirano tomò el control del mundo con sus esbirros y nos mantuvo en opresiòn. 23 años cuento en esta tierra y pocas veces conocì el otro mundo, el mundo que yace por encima del subsuelo.

    La resistencia triunfò y elimino a Nefarious trayendo con ello la paz a nuestro mundo. Pero, las consecuencias han sido nefastas y el mundo que conoci ha sido destruido casi completamente. Al salir debemos usar unas mascarillas para respirar pues el aire ha sido completamente contaminado haciendo imposible respirar de otra manera, las construcciones yacen en su mayoria en el piso, los cadaveres estan regados por las calles y el humo en conjuncion con el cielo de color rojo encendido no permiten que el sol ilumine y por tanto debemos acarrear todos un pequeño farol para poder iluminar nuestro sendero.

    Durante años nos habituamos a la vida subterranea a traves de complejas redes de comunicación que interconectaban toda la ciudad a traves de los tubos del desague. He visto morir a quienes no resistieron frente a mis ojos, a veces por desesperanza, a veces por inhanicion. Hemos iluminado los desagues con faroles colgantes para que nuestros ojos no pierdan la sensibilidad a la luz totalmente aunque aun me pregunto si la luz del sol seria capaz de enceguecernos.

    Ya no se trata de ideas politicas. Ya no se trata de anarquismo, socialismo o comunismo, hoy se trata de subrevivir cada dia, como si fuera el ultimo.

    Enfermar puede ser mortal y los sobrevientes son poquisimos, por lo mismo las mujeres se habian rehusado hace años ( casi en conjuncion con mi nacimiento) a engendrar mas niños ya que con la obvia falta de salubridad morir era casi inevitable porque de hecho, mi madre murio dando a luz.

    Nuestra resistencia ha encontrado no hace mucho una nave espacial, se solian usar en viajes en direccion a las colonias espaciales que se encontraban en las lunas de saturno y en neptuno. Se habian hecho colonias especiales para ser habitadas en esos lugares por los humanos. Pero con la ascencion del doctor nefarius al poder, fue decretado el regreso de todos los habitantes de esas colonias a la tierra.

    La mayoria de la raza humana ya no existe, la guerra final solo trajo consigo muerte y destruccion y en este mundo post apocaliptico solo pareciera que queda una cosa:esperar.

    Mis padres eran miembros asi tambien del F.A.L.M. ( Frente Anarquista Para La Liberacion Mundial) y solo los miembros de ese grupo viviamos en el subsuelo, no podiamos salir de ahí, pues eramos perseguidos por los ejercitos de Nefarius y torturados hasta la muerte, presionados, solo para revelar la ubicación de nuestros compañeros.

    A veces, de niño, antes de la guerra, mi padre me llevaba a mirar el mundo exterior por una rendija. Observaba una ciudad muerta, estatuas del lider por doquier mientras niños, mujeres y hombres se postraban ante ella para rendirle culto.

    El unico documento historico que queda sobre el otrora mundo data de 1984 e increiblemente en esos tiempos aun existia una llamada guerra fria, que, en todos los casos no debio ser peor que toda la mierda que vivimos hoy.

    Ese dia era un Syfir del mes Naahnouon del año 2112 ( martes de mayo en los tiempos antiguos, pero nefarius habia cambiado los nombres a los dias y meses del año) , todo el mundo estaba intranquilo, yo y mi novia acompañabamos al sobreviviente mas incomprendido de todos, llamado Aldebaràn. El era un experto en la observacion del cosmos y se las habia arreglado para que la agreste apariencia del firmamento no interfiriera con sus estudios. El llevaba una bitacora hace ya 33 años sobre cada observaciòn, decia que debiamos estar prevenidos sobre las amenazas. Sin embargo la mayoria lo creia un loco sin remedio por lo cual hacian oidos sordos de todas sus advertencias.

    A pesar de acompañarlo, estabamos en silencio y a la hora nos retiramos a nuestro sector, pero no paso mucho para que Aldebaran comenzara a gritar:

    - ¡Un grupo de meteoritos se acerca a la tierra!

    Todo rieron a grandes carcajadas, exepto yo y mi novia que estabamos bastante preocupados, ya que jamas creimos que el fuera el loco que todos decian era.

    - El se movia para todos lados mientras se colocaba la mascara y decia:

    Todos dijeron que estaba loco e incluso prefirieron morir en la superficie, pero el dia llegò y ahora todos lo veràn.

    De pronto sentimos gritos desde afuera, nos miramos con pavor, como cualquiera hubiese hecho y colocandonos nuestras mascaras salimos al exterior. Y en efecto, un cumulo de grandes rocas encendidas en fuego y con gran estruendo se acercaban al planeta. Los colores de nuestro rostro se fueron y comenzamos a correr, casi a ciegas, con los faroles en las manos no importando el cansancio tratando de llegar a la nave.

    Los meteoritos comenzaban a caer, pequeños meteoritos y el planeta comenzaba a temblar desde sus entrañas a la vez que mi amada novia a quien llevaba de la mano se quedaba atràs, pero no… no pude detenerme.

    Al subir a la nave, 10 personas 5 hombres y 5 mujeres alcanzaron a subir. Despegamos y salimos de la atmosfera a tiempo para ver el planeta explotar en mil pedazos y ver el polvo cosmisco perderse en la eternidad espacial.

    Lloraba por mi, por mi novia y porque quiza vagariamos una eternidad tratando de encontrar un lugar para vivir. Lo unico que me queda de ella es una fotografia tomada en la luz de la rendija. Es tan malo, tan horrible saber: ya no volvere a escuchar su voz.

    Ninguno sabia manejar la nave y habiamos salido de la tierra solo a punta de miedo y desesperaciòn.

    Nos mirabamos en silencio, nadie podia creer como seguiamos con vida, como aun podiamos vernos y la tristeza de haber dejado nuestro planeta, nuestro hogar, el lugar que nos vio nacer, crecer, vivir y sobrevivir.

    La nave comenzaba a tener problemas al no tener un piloto que conociera sobre el correcto manejo, al comenzar la turbulencia todo parecia comenzar a colapsar siendo ayuda divina lo unico que podria salvarnos ahora y lo que todos y cada uno imploraba antes de una muerte casi segura. Cuando, de pronto sentimos una voz y una gran luz que tomo el firmamento y nos encegueciò. Desperte solo en la rivera de un rio, en un lugar desconocido.


    capitulo 2: Varado ( En Otra Dimension)

    Spoiler:


    II

    Varado ( En Otra Dimension)

    Es dificil de precisar el sentimiento que me embargò al ver la luz: esperanza e inexorable final. Pero una vez esta hubo penetrado mis ojos, no hubo ningun recuerdo que permaneciere en mi, sino hasta el instante en que abri mis ojos al sentir la suave caricia del agua de un rio. Mi nombre no es importante, mucho menos ahora, que los lugares se han confundido y no se donde estoy ni quien soy.

    Solo recuerdo mi nombre y algunas vagas relaciones y factores de mi pasado que realmente son borrosos e inconclusos. Parezco estar solo.

    Miro todo, pero no observo. Mis manos estan atadas al anhelo de recordarme como antes y de aferrarme a la esperanza hasta que ya, hasta que ya no pueda màs.

    Mientas camino escucho aves cantar, cuervos graznar y no es sino hasta ese momento en que reparo en que ha llegado la noche mientras intento buscar a alguno de mis compañeros de viaje o bien a algun lugareño, uno de estos aliens con cabeza alargada y gigantescos ojos quien, aun fuera antes de matarme con su pistola de rayos cuanticos me dijera donde me encontraba. El mundo parece estar muy tecnologizado, a la par con los tiempos. Contrucciones grandilocuentes, agujas espaciales, tubos de teletransportacion en el cielo por donde pasaban a la velocidad del rayo unos extraños seres que no alcanzaba a distinguir.

    Todo aquello lo apreciaba desde la encenada que daba vista a la gran ciudad. Baje unas escaleras mientras se escuchaba el sonido de naves surcando el cielo ya nocturno. Cada vez màs y màs, parecian no tener fin y aun cuando hube llegado a metros de la entrada de la ciudad, aun no podia vislumbrar a nadie y por lo mismo nacia preguntarme "¿Dónde estan todos?". Caminando un poco màs llegue hasta un cartel de bienvenida que era sostenido por dos estatuas: un leon dorado y un unicornio de color plateado brillante. El cartel rezaba : Ponyville 23.569 habitantes. Desde luego eso no pudo sino generar en mi risa casi descontrolada, era un nombre muy raro para un asentamiento urbano pequeño como este.

    No es comun llegar por azares y causas del destino a un lugar desierto, pero de pronto pude observar un pony con un sombrero que galopaba alegremente por el paramo. Era un buen medio de transporte para explorar la ciudad, asi pues, me dispuse a montarlo. El animal me miro de una manera indistinta, tal y como no hubiese visto humano en su vida

    - Vamos, muevete cosa. – dije tomandolo del cuello

    - Perdoneme señor… o cosa.. o lo que sea que usted sea – dijo el – creo que no nos hemos presentado.

    Esto era a todas luces inaudito por decirlo menos, un lugar donde los ponies parecian hablar

    - ¿Que se va a quedar callado? – me interpelò – diga algo. Disculpese por lo menos

    - Esta bien, disculpa – dije confundido

    El se aprestò a marcharse sin no antes mirarme con especial curiosidad. Dio un par de galopes, pero se detuvo. Timidamente preguntò:

    - ¿Quién o que es usted?

    - Esa pregunta es muy simple. Soy un humano. Y, creo que la pregunta procedente seria preguntarle ¿Por qué habla?

    - Aquí todos hablamos, es una sociedad equina. Para mi lamento sospecho no encontrara nadie de su especie por estas tierras.

    El siguio su camino y yo quede varado ahí, en otra dimensiòn. De un tiempo a esta parte habia escuchado del cambio dimensional pero no habia sabido de nadie que lo hubiese intentado o de bien, hubiese vivido para contarlo.

    Segui mi camino con especial atenciòn hasta llegar a la plaza de la ciudad que parecia estar contruida según el plano de damero, con la plaza en el centro neuralgico de la ciudad. Me sente en uno de los bancos y revise mi chaqueta: una fotografia de una desconocida chica sonriente, unas canicas de polvora y una hoja completamente arrugada, que, empero, parecia estar escrita.

    Deseche la foto y las canicas. Me saque la chaqueta, era una noche particularmente calurosa. Tuve la tentaciòn de desenrollar el papel para desentrañar ese misterio, pero aun… aun no era tiempo. De pronto el viento del noroeste comenzo a arreciar y trajo consigo un mapa de la ciudad que cayo a mis pies. Al leelo me dirigi directamente al rio del sureste, no sin antes consultar el horario en la gigante torre del relo. Y, en efecto el reloj apuntaba las 03:55 AM.

    Estaba sucio, algo maloliente dado todo lo sucedido asi que al llegar al rio me di un reconfortante baño luego de despojarme de mi ropaje, que contrario a lo que creia, suponia un gran peso para mi cuerpo en esta nuev tierra.

    La luna me iluminaba con su fria luz, es una sonrisa la que puede dibujarse en mi por cuanto mis ojos no recuerdan haber visto algo de belleza tal.

    Una media hora dentro del agua y una siesta en el pasto fueron suficientes para despertar con animos renovados en este lugar que parecia estar a mundos de distancia de nosotros.

    Con las manos ya secas extraje el papel desde el bolsillo de mi pantalon y lo lei. Extraño que dijere lo que sigue:

    Hafnafjordur:

    Yo, la princesa Celestia, dueña y señora del reino de equestria los he rescatado a ti y tus amigos de la muerte y los he traido a esta tierra magica. Cada uno tiene una mision y algo que descubrir. Tristemente tu destiono ya no se volvera a entrecruzar con el de tus coterraneos. Pues ellos, estan disgregados por diferentes partes del reino.

    Sin embargo, debes venir al palacio real ubicado en el extremo noroeste de la ciudad para conocer el que sera tu siguiente movimiento, siendo, todos ellos, supervisados por mi

    Atentamente: princesa Celestia de equetria. Reina del sol, ama de la luz, soberana de la paz, gurdiana del amor, etc…


    omiti el resto de los titulos honorificos, pues eran mas de la mitad de la carta, lo cierto es: tenia demasiados. La misma tenian un timbre azulado en la parte superior izquierda con el rostro de lo que parecia ser un unicornio, pero pareciera que seria algo a lo que deberia acostumbrarme a partir de ahora.

    Aun tengo la duda de cómo sabria mi nombre y del porque debia verla. Debia ser una especie de semidios o algo. Aunque subiendo al monte y observando su castillo, no creo que una Diosa viviera en un lugar con esa apariencia y con tantos cañones en las torres, como si estuviese preparada para la guerra en cualquier momento. A veces lamento no haber abierto el sobre antes, me hubiese ahorrado haber caminado toda la ciudad practicamente por segunda vez.

    Tenia una pista, mi nombre era Hafnafjordur, pero eso me llevaba un paso màs a la reconstruccion de la vida que no recuerdo.

    Al pasear por las calles, podia intuir ojos que me observaban, pero desde luego … solo la mas grande quietud.

    De pronto pude observar una pony rosa que venia en direccion a mi, venia como saltando y riendo. Una vez me enfrento, comenzo a cantar una cancion de bienvenida y, a pesar de feliz que se veia, al parecer tenia un carácter muy hiperactivo, pues de esta manera dijo:

    - ¡Hola! Mi nombre es pinkie pie. ¿tu eres un humano cierto? Twilight sabe mucho sobre los humanos… los humanos son muy humanoides y lo que….

    Ella siguio hablando incoherencias e imitando el sonido de un aspersor mientras yo seguia mi camino. Ni siquiera le hable, casi por miedo, era hasta el momento la criatura mas extraña que debi enfrentar y aun no sabia que decir.

    De camino por el sendero que conducia al extremo noroeste de la ciudad pude apreciar un gran granero y un pony rojo que colocaba manzanas en un gran carro para luego poderlas acarriar. Desde luego fue un alivio poder saber que podria hablar con alguien que pudiese darme suficiente informaciòn.

    - Buenas noches – dije

    El solo me miro

    - ¿Por qué todos hablan aquí?

    - Eeyup – dijo

    - No.. escuche. ¿ puede decirme que hago aquí?

    - Nope – dijo

    - Con una mierda – grite

    Al parecer mientras mas caminaba las cosas se hacian para peor. Y, a pesar que vi otros ponies, no me detuve a hablarles. Ya habia tenido suficiente con esos 2.

    Al llegar al castillo intente entrar y ambos guardias cruzaron sus espadas bloqueandome el paso, a lo que hable:

    - Buenas…noches – dije – mi nombre es Hafnafjordur… supongo y vengo a ver… a la princesa celestia

    Los guardias se miraron y me dieron paso libre, di las gracias y continue. para mi sorpresa al entrar no halle de inmediato un hall central o algo por el estilo. Sino mas bien un jardin que era adornado con otro jardin colgante, a la usanza de Hammurabi. Habian limoneros, naranjos, nogales. En los cuales se posaban aves de los mas diversos colores y, que a ratos, enloquecian con su canto. Flores como los pensamientos y las bugambilias adornaban el lugar a su vez.

    Yo no me dedique, empero, a dar vista exhaustiva al jardin, solo pase de largo.

    Una vez hube llegado al hall central, subi como me lo habian indicado, a los aposentos de la princesa. Al tocar la puerta esta se abrio sola y senti un voz potente, imponente, como de mujer decir:

    - Pase adelante

    Yo me interne con los ojos cerrados, como no sabiendo que veria. Pero sin embargo al abrir los ojos, ahí estaba ella. Mediria unos 3 metros de alto. Su mirada era intimidante y poco confortable y su semblante serio era imperturbable

    - Bue… buenas noches pr… prince.. princesa – dije con miedo – mi nombre es… Haf…

    - Al fin has llegado Hafnafjordur – dijo – me preguntaba cuanto habrias de tardar

    - Asi es pr….

    - ¿Tienes alguna pregunta para mi?

    - Asi es… ¿Qué hago aquí?

    Bueno. Senti su llamada de auxilio desde esa nave varada y decidi salvarlos. Son los primeros humanos en la historia de Equestria. Jamas pense en traer a los de su especie aquí, pero en una situacion como esa… fue una muestra de la mas piadosa compasiòn

    - ¿esta es otra dimensiòn?

    - Bueno. No se si llamarla una dimensiòn alterna. Pero si… puedes entenderlo asi

    Me pidio seguirla y nos internamos por un corredor que parecio eterno, para detenernos frente a algo parecido a una pantalla de televisiòn

    - Escucha. Yo sabia hace mucho lo que sucederia en tu planeta

    - Y si lo sabia ¿ porque no lo detuvo?

    Ella solo me miro y dijo:

    - El destino no se detiene. Solo se cumple.

    Yo solo musite con desgano. Ella me miro de reojo y dijo:

    - Bueno. Yo prepare durante mucho a mi pueblo para su llegada, pero como era natural aun de esta manera, se han sorprendido tremendamente. Designare alguien que te muestre la ciudad y te ayude a enfrentar tus nuevos desafios. Observa la pantalla.

    Por la misma comenzaron a pasar muchas caras y nombres, rapidamente, sin detenerse. Era como lo que llamariamos, un simil a la rueda de la fortuna. Se comenzo a detener de a poco hasta para por completo. El nombre era Rarity. Era una unicornio blanquecina de crin purpura. Ella me extendio un papel con la direccion de su hogar que rezaba: avenida Hahnemian Sparkle 2658 esquina colmena.

    Yo me di la media vuelta para marchar, pero ella dijo:

    - No te vayas aun, tengo algo de vital importancia que decirte.

    capitulo 3: Yo Robot

    Spoiler:

    III

    Yo Robot

    - GIEP – dijo ella – esa serà tu primera pista. Y es de vital importancia que la conozcas

    Yo, como era de esperar quede desconcertado ante tal palabra, a lo que ella agrego:

    - Pero antes de todo, el ministerio de seguridad social te ha provisto de una casa, para que puedas descansar durante tu estancia aquí. Es mejor que permanezcas en ella al menos hoy. Para que puedas reponer retirarte

    Yo me retire. Sus guardias me escoltaron hasta el que seria mi nuevo hogar. Me llevaron al mismo en una nave de transporte suburbano el que, según dijeron, era el transporte favorito de los habitantes de la ciudad hoy en dìa.

    Mientras andabamos me alcanzò el amanecer, mis ojos casi fueron cegados, pero la luz era tan tibia y reconfortante como jamàs hubiese sentido.

    El transporte se movia en derredor de todo: flores plasticas gigantes, anuncios de gaseosa con la imagen de una modelo, conjuntos residenciales donde al pasar por el vigesimo primer piso un niño salia por uno de los balcones a saludarte. Mi casa se ubicaba, según dijeron quienes me llevaban, en el centro de otra ciudad llamada Manehattan.

    La nave se poso en un lugar especial para el descenso de naves de carácter oficial. Esta ciudad ofrecia mucha màs tecnologia que el lugar anterior. Me sorprendio en demasia que nadie caminaba, solo se transportaban en unas bandas direccionales que se movian hacia el sur, el norte, este, oeste, noroeste y suereste. Habian una estacion especial donde se bifurcaban los caminos y se tomaba el que fuere mas conveniente según donde se deseara ir, pero solo los tomaban aquellos que no tuviesen su nave de transporte ( perdia el apelativo de suburbana, porque no transportaba a terceros, sino mas bien, eran extrictmante individuales).

    Si mirabas hacia abajo de la banda podias ver un vacio infinito que te provocaba sin igual vertigo, por cuanto los guias me recomendaron no observar para evitar accidentes desafortunados, al mismo tiempo que me informaron que esta ciudad se erguia casi 2451 metros por encima de la superficie, siendo la unica ciudad " aerea" del reino, aquello se explicaba por el hecho de que esta siempre fue la ciudad de mas avanzada tecnologica a la vez de la mas grande del reino. Tambien me refirieron que cada ciudad tenia un particularidad, como por ejemplo: una ciudad en el occidente de Equestria donde solo se transportaban a traves de escaleras mecanicas.

    El camino fue largo, pero estimulante ante la contemplaciòn de las maravillas des presente. Al llegar, mi hogar era como una casa cualesquiera solo con la particularidad de estar erguida sobre una plataforma que levitaba, como la mayoria de los hogares de la ciudad según pude apreciar. Me hicieron entrega de las llaves y me explicaron que a diferencia de los nativos de la ciudad, no se me estaria permitido trasportar mi hogar hacia otros puntos y que, como a todos los recien llegados me estarian vigilando de cerca

    Al entrar, una voz robotica me dio la bienvenida por mi nombre y una silla mecanica se acerco a mi para poder sentarme. Contemple un rato en silencio y luego comenze a observar el resto de la casa: en general todo tenia chips roboticos y se manejaba completamente solo, detectando cualquier posible falla o intruso en el hogar o sistema del mismo.

    Pero sorpresa causo en mi que, en el gran salon comendor yacia una mujer, como agachada y una carta a sus pies, la recogi. Decia lo que sigue:

    Hafnafjordur:

    En sustituciòn de tu antigua novia, el ministerio de bienestar social para los habitantes de Equestria en conjunto conmigo ha decidido otorgarte de manera gratuita y sin costo para ti una esposa robot. Esta suplira todas tus necesidades en todo ambito. Desde cocinar hasta el ambito sexual.

    Espero sea de tu provecho

    Se despide atentamente:

    princesa Celestia de equetria. Reina del sol, ama de la luz, soberana de la paz, gurdiana del amor, etc…

    yo la observe detenidamente. A simple vista parecia estar hecha de carne y hueso, pero al darle un leve golpe no, estaba fabricada a base del màs puro metal.

    Yo sin pensarlo dos veces, la encendi activando el interruptor de su espalda. Su cara me era familiar, pero so pena varios intentos, no la reconoci.

    Ella hacia todo lo que yo le pidiera y màs. Pero màs alla de su interfaz de IBM de 10.000 frases no era màs que eso: un simple robot, sin expresiòn humana alguna, fria como roca y solo un pobre sustituto para mi verdadero amor.

    Intentar dialogar con ella era futil, siempre respondia con un meloso y conocido clichè. Mientras miraba por la ventana, suspiraba. Quiza hubiese sido mejor me hubieren dejado solo y no con una maquina.

    Despues de la comida, toda la casa se movilizaba sola para ordenarse y limpiarse debidamente. Yo musite con desgano y despues de ver un rato el televisor me dispuse a salir a turistear por la ciudad, o al menos, a comer algo.

    Revise los bolsillos de mi chaqueta y no, nada de dinero. Pero ella, mi esposa robotica se acerco a mi y estando frente a frente comenzo a hacer algunos sonidos, se oian como si se imprimiera algo, sonitos sordos, extraños bips y luego de unos dos minutos, al abrir su boca… ahí habia dinero, 88.000 Kunas ( moneda del reino a la epoca) yo la mire, le di las gracias y Sali

    Por la ciudad, nadie que conociera. Y en los reutaurants, comida incipida. Miraba los billetes, todos tenian la cara de celestia, el de mas alta denominacion era uno de 20.000 kunas, de color verde oscuro.

    No es comodo andar mientras eres objeto de todas las miradas de quienes te miran como un fenomeno de circo, como un bicho raro, como un recien llegado a quien miran con resquemor. Miro la direcciòn de la tarjeta y me pregunto quien sera esa tal Rarity y porque el destino me la habia topado en el camino.

    Me habian informado que se le habia enviado una carta notificandole que debia recibirme. No puedo evitar meditar sobre que pensara ella sobre todo esto, pero supongo que si era como uno de los muchos suburbanos de Ponyvile, su opinion no habria de importar para nada.

    A veces me hubiese gustado poder quedarme aquí mas tiempo, pero sin darme cuenta… ya era la madianoche y me hallaba ahí, completamente desnudo acostado en la cama de plumas. Le pedi al robot que se tendiera a mi lado en un ilusorio intento de sentirme acompañado. Pero ella solo dijo:

    - Soy una maquina. No tengo sentimientos. Por tanto no puedo procesar esa peticiòn

    - ¿ estas tratando de hacerme daño? – le interpele

    - No. Las maquinas estamos para servir a nuestros amos y/o creadores. No para destruirlos.

    Pareciera que se me hubiese zafado un tornillo, pues comenze a lanzar las cosas por todos lados, rompi la television con un martillo, lanze la botella de vino a la pared, rompi la pecera y triture los pescados al pisarlos todo mientras gritaba coomo un maldito desquiciado. La maquina solo daba vueltas dando un aviso de alerta y luego, sin decir màs… su cabeza estallò

    - ¡Ahora no me daras lo que quiero maldaita lata de mierda!

    No estaba tan desquiciado para hacer lo que pensaba con lo que restaba del cuerpo del robot, asi que antes de que me superara la tentaciòn, lo lanze al vacio desde la ventana de la casa.

    - Ahora necesitaras mucho mas que un arreglo. Maldita mierda.

    Me acoste. Saber que … la queria a ella, me sentia solo. Pero ahora solo parecia que la falta de sexo y la rabia me nublaban los pensamientos.

    Esa noche me levante mas tranquilo mientras la casa aun limpiaba el vino y los vidrios a la vez que secaba el piso, lave mi ropa y luego de una hora de esperar su secado, Sali en direccion a la estaciòn aerea de trenes.

    Tome la banda del noroeste y tome el tren, el viaje se me hizo cortisimo. No se si ayer por cansacio o algo, se me habia hecho eterno. Y no paso mucho tiempo para que me encontara frente a una gigante boutique en la direcciòn señalada. Me recibio una unicornio con un traje rojo de cola, una tiara en su crin y decentemente perfumada

    - Debes ser Rarity

    - Ella me miro de arriba abajo, pero no me hablaba, de pronto dijo

    - Si. Mi nombre es Rarity. Tu debes ser – dijo leyendo un papel – Hafn… Hafnafj…. Hafnafjordur – dijo – que nombres mas raros los de ustedes. Como sea pasa adelante.

    Ella se sento y se quedo viendome:

    - ¿Por qué me miras?

    - No lo se

    Por extraño que parezca, su voz se me hacia extrañamente familiar… pero no recordaba exctamente a quien. De pronto ella se levanto y pregunto…

    capitulo 4: Aterradora Simetria (Pt. I)


    Spoiler:


    IV

    Aterradora Simetrìa (Pt. I)

    Ella guardo silencio y yo en la pregunta: ¿hablaría al fin? Los minutos pasaban y ella me miraba fijamente, en silencio, siquiera parpadeaba. Yo le hablaba, pero ningún músculo de su rostro parecía moverse asi pues decidí desistir de mis intentos. Algo no me parecía bien en todo esto, el aire del lugar era perfumado pero al mirar las paredes, siempre parecía que se estuviesen moviendo, en un efímero vaivén.

    Yo me levante y ella hizo lo mismo, yo moví un pie y ella hizo lo mismo, yo hablaba una palabra y ella… en silencio.

    Ella se levanto y comenzó a caminar lentamente hacia una puerta, al mirar adentro: una solitaria cama. Ella me hizo un ademán, como invitándome a entrar. Yo dude unos momentos sobre mi enigmática anfitriona pero esta me empujo hacia dentro y cerró la puerta con llaves.

    La habitación era completamente blanca, solo adornada por una mesa con unas flores y una revista sobre tejidos en el piso. Desde luego, no iba a comenzar a leer algo para niñas asi pues me resigne a tenderme en la cama y esperar.

    Miraba el techo, los segundos se hacían minutos, los minutos horas, las horas meses y años. No estaba en lo absoluto conforme con la decisión de la princesa caballo aquella. Estaba atrapado, como si líneas de neon maldito se quebraran y aprisionaran mi cuerpo, estaba estresado y con cierto nivel de miedo, me preguntaba si Dios también viviría en mí, o al menos me acompañaría en este extraño viaje, después de todo, el era el principio y el fin, el primero y el ultimo también.

    Pude intuir, era de noche. Trataba de dormir pero la noche era horriblemente calurosa y lo único que podía escuchar era el ruido de los autos fuera, y el sonido de los cascos de los ponies, una y otra vez. Era… yo… es decir, revolví toda la cama antes de sentarme en ella. No quería mirar fuera, estaba seguro de que algo estaba sucediendo y yo no quería ser parte de eso.

    De pronto la puerta se abrió, yo me levante rápido y tome el florero, dispuesto a defenderme, pero era solo ella. Yo le hubiese preguntado que hacia, pero su rostro no mostraba una pizca de nada, ella solo se dio vuelta y comenzó a caminar, yo, sin pensarlo, la seguí.

    La seguí hasta la puerta de entrada, yo Salí fuera y no había nada, la línea del tren había desaparecido, las luces de neon, las casas, los rascacielos y habían sido reemplazados por un pueblito alemán a la usanza de babaria.

    Yo la mire, ella seguía estática ahí. Fue la primera vez en que yo decidí tocarla, estaba fría y parecía ser hueca por dentro, no parecía ni tenia semblanza con ningún otro tipo de ser viviente. De pronto, cuando al fin abrió su boca para hablar, se quebró, se destrozo en mil pedazos como porcelana que se quiebra asi mismo toda la ciudad se quebró y comenzó a recorrer un sendero lejano, muy lejos de mí.

    De pronto, solo la oscuridad. Pude sentir la tibieza de la sangre de mis pies, rotos por los vidrios, llenos de cortes. No se porque no caía al vacío, seguía en pie sobre la tierra, aunque la oscuridad jamás me pareció más aterradora que ahora. Quería correr, quería gritar, pero estaba completamente paralizado por el miedo. De pronto una voz, una voz imponente como el estruendo de millones de aguas habló desde el cielo, que aun permanecía estrellado. Me decía que mía era la misión más grande, que venia a salvar vidas y almas del mal, que no temiera pues el seria mi guía y mi refugio.

    De pronto una luz ilumino el horizonte y la voz me ordeno caminar. Yo intente correr, pero la voz, esta vez más fuertemente, me ordeno caminar.

    No recuerdo alguna otra vez en que mi corazón hubiese latido tan fuerte y mi sudor hubiese sido tan frío. Jadeaba descontroladamente, a la vez que trataba de alcanzar pronto la luz. Aun en la oscuridad escuchaba pájaros cantar, manantiales fluir mientras me acercaba cada vez más.

    Al entrar en la luz me halle en la misma noche, en la misma ciudad, pero esta vez estaba completamente desierta. Al parecer se había reformado aquí nuevamente, pero no tenía la certeza de que no se fuese a quebrar nuevamente pero sin embargo, asi parecía, pues las paredes ya no se movían, sino permanecían estáticas.

    Pensaba en la voz, quien sería, y porque yo era su elegido. Caminaba por las calles de piedra observando las goteras de las cañerías mientras el calor de la noche transmutaba en solemne frío.

    Aun caminaba con miedo, hasta que escuche grandes voces provenientes del centro de la ciudad.

    Al llegar allá pude ver cientos de ponies en línea recta, observando de manera impasible y muy atentamente a un pony parado encima de una tarima, este hablaba con un megáfono, hablaba cosas horribles, deformabas todas las verdades existentes, desde las virtudes hasta la creación en si misma, su poder de persuasión en el camino equivocado y su labia eran tan fuertes que asustaba y me hacia recordar a un tipo del que había leído algo, Hitler, creo se llamaba.

    Todos veneraban al pony con grandes y extenuantes loas. Tenia rabia, trataba de hablar, trataba de tocar a la gente, pero no podía, era una especie de fantasma o algo parecido.

    - grandes son tus palabras oh querido líder. Tu sabiduría ha de llevarnos a la victoria – todos decían

    Solo en ese momento pude percatarme que cuadros del "líder" colgaban por en lugar, en cada edificio, en cada esquina, o bien niños sostenían con sus cascos fotografías del unicornio sonriente.

    El reclamaba ser el padre de todos los Equestrianos, ser el espíritu encarnado e incluso dio a cada ciudadano de Equestria un libro titulado "Risshknkanapyor" donde según el, se condensaban todas las enseñanzas morales, espirituales y de vida social que llevarían al Equestriano por el buen sendero y donde, quien lo leyera 3 veces iría directamente al paraíso.

    Había destruido todas las iglesias, según el mismo decía, Los ponies habían aprendido a tener esa confianza en las cosas reales, aunque no fuesen tangibles, algunos le llamaban Dios a esa fuerza, otros simplemente no le colocaban ningún nombre pero lo único de lo que tenían real certeza era que esa fuerza era la única que superaba en poder a la princesa Celestia.

    Sin embargo todo parecía ser cosa del pasado pues este unicornio negro estaba completamente empoderado de la mente de todos aquí. Sus ojos brillaban de manera tenebrosa, como si planease algo en cualquier momento.

    Los ojos de sus escuchas no tenían ninguna emoción en si mismos y sus expresiones eran tan maquinales como si hubiesen estado en alguna misa o algo asi. No había alegría, rabia, desden o ansias en sus ojos, solo el agua tranquila de la indiferencia que rodeaba la escena.

    De pronto el levanto sus cascos hacia el cielo y la temperatura comenzó a aumentar y los cielos se abrieron, y en un abrir y cerrar de ojos, todos desaparecieron junto con el, dejando la ciudad completamente desierta una vez más, esta vez…. En verdad.

    Me senté en una acera menos de un minuto y comenzé a caminar hacia las afueras de la ciudad, no podía sentirme más extrañado: ¿el tipo, cosa o lo que sea podía usar el poder de la tele transportación también?. Llamaba a los ponies a salir fuera, pero nadie contestaba, gritaba, cantaba a grandes voces, pero otra vez: nadie contestaba.

    Me sentía acompañado por el espíritu pero mi inquietud era sobre ese enigmático unicornio, de pronto la voz habló:

    - ese es el mismo que destruyó tu planeta – dijo – quienes debían salvarse están más vivos que nunca ahora. Pero esta vez el ha venido a dar por muerto también este mundo, el no se rinde y por lo mismo ha hecho algo terrible con los ciudadanos. Pero eso, deberás descubrirlo por ti mismo

    - ¿ quien eres? – pregunte

    - Yo soy el que soy – dijo tres veces.

    No dije nada, solo camine hasta las afueras de la ciudad mientras meditaba donde habrían ido parar todos. De pronto llegue a una catedral gigante, había un cartel fuera que rezaba: "el Querido Líder Realizara una gran charla hoy, el tema será: superar el miedo. Vengan todos, su padre les espera para dar una lección de sabiduría a todos sus hijos"

    Yo entre, para mi sorpresa salía un río de en medio de la catedral que se detenía justamente en la puerta. Ahí estaban todos, y en el centro de la habitación: una pantalla de TV y, en ella, el rostro sonriente del líder.

    Muchos ponies se acercaban a beber del río en medio de la catedral, que brotaba de una piedra bajo el televisor

    - beban del río hijos míos – dijo el líder – quien tenga sed tome del río de la vida, no cesara nunca en su empeño de hacer de este un lugar mejor y jamás… jamás nunca morirá

    Las palabras que decía no me hacían sentido alguno, los ponies decían:

    - oh, grandes son tus obras y prodigios querido líder. En tu luz hemos de caminar

    Cada pony tenía en su flanco una marca similar a un código de barra que había sido colocado a todos y cada uno por los generales y soldados del líder.

    El contenido del discurso era irrelevante realmente pero la rabia inundaba mi ser de ver como todos accedían a todas y cada una de las peticiones del líder. Desde hacer resonar sus cascos, hasta besarse los unos con los otros en muestra de fraterno amor.

    - bien mis cuerpos sin alma – dijo el líder – junto con su alma su voluntad ha sido llevada de ustedes del todo. No son más que cascarones vivientes y cada uno de ustedes esta atrapado en un lugar muy especial… y nada ni nadie será capaz de salvarlos ahora. Es divertido decirles esto ahora que nada pueden hacer.

    En los ponies, ninguna reacción

    ahora salgan y construyan estatuas de su líder y luego venérenlas y, asegúrense de que quien no lo haga… muera de la manera más salvaje y cruel posible

    Y ahora que: ¿era mi misión salvar las almas de los ponies? ¿a que se habrá referido ese líder con atrapados?.


    capitulo 5: El Reino De Zexys (Pt. I)

    Spoiler:


    V

    El Reino De Zexys (Pt. I)

    Desperté esa noche, sobresaltado, en casa. El sueño había sido tan real, todo tan vivido que no puedo creer que ya no escuche la voz y que al mirar por la ventana, la estrella de la noche siga ahí.

    Al mirar por la ventana: los deslizadores surcan el cielo y todo parece igual mientras las luces de neon y los rayos lasers iluminan el cielo. ¿Cuánto tiempo dormí? ¿Cuánto tienes que dormir y a que nivel de debes llegar para soñar lo que yo? Eso era lo extraño y en cierta manera desconcertante.

    Me seguían imágenes de mi mundo, creencias de mi mundo y al abrir los ojos lo primero que contemple no fueron las estatuas del querido líder, sino más bien, la caja vacía de aquella mujer computarizada.

    Salí fuera y me senté, veía a todos pasar y me convencía a cada minuto un poco más de que todo había sido un sueño: Todos me miraban con la misma extrañeza de siempre.

    Me preguntaba si alguien siquiera comprendería lo que había sucedido aquí, si aquella unicornio seguiría esperándome o si tan solo aún tenia una misión que cumplir. Me tendí en la cama a esperar mientras la casa me llevaba unas bolas de helado de vainilla y chocolate a la vez que encendía la TV. Como era de esperarse: solo basura en la televisión, tenia 428 canales de mierda para observar, era interesante la variedad y el poco contenido.

    En la televisión dijeron, era domingo. Eso quería decir: dormí tres dias seguidos de manera ininterrumpida. Me sorprendía nadie me hubiese buscado. Me levante al armario para sacar algo de ropa limpia pero: ¡miren! Para mi sorpresa cayeron cientos y cientos de cartas de la princesa Celestia. No las leí todas, pero las que tomé fluctuaban entre la preocupación y la alerta, la rabia y los insultos. Desde luego me sorprendió como a veces parecía dejar de lado toda ceremonia y solemnidad, solo una cosa me quedaba más que clara: estaba enojada

    En ese mismo momento llegaba una carta que me conminaba a ir de manera inmediata a la dirección que se me había dado donde, de no ir, debería enfrentar un terrible castigo del cual me arrepentiría.

    No recordaba donde había dejado el papel con la dirección, pero antes de siquiera pensar en colocarme a buscar una mano robótica ya me lo había extendido, nuevamente, la dirección rezaba "Hahnemian Sparkle 2658 esquina colmena.".

    Mientras tomaba la banda noroeste en dirección a la estación de ferrocarriles reía por lo bajo ¿Qué utilidad podría tener un hombre en un mundo de caballos? ¿Y que o a quien vengo a buscar aquí?

    Había comprado algunas revistas para leer mientras esperaba el tren, debía ir desde la estación "MK 1888 Manehattan" hasta la estación "Hartlepool Harbour" en ponyville Que tenia vista a una bahía.

    Como les contaba, la revista era sobre personalidades destacadas de ponyville y la había comprado solo porque en la revista aparecía un ser muy parecido al que debía recibirme. Decía que su nombre era Rarity el apellido era Constanza si no me equivoco, pero bueno, resultaba ser que ella era descendiente de una importante unicornio del mismo nombre que había sido uno de los legendarios elementos de la no se que y que había salvado al mundo de un no se que hacia mucho. Bueno, lo importante no es eso, sino que era millonaria y vivía en un Castellón a las afueras de Ponyville, que raramente aceptaba visitas. No seguí leyendo, ya sabía lo que me interesaba: tenia dinero. Aunque pensándolo bien no se para que querría robárselo cuando, de cualquier manera, prefería darme un tiro en la sien antes de eternizarme en este lugar tan extraño.

    Sentado en la oscuridad nada sucede mientras espero temblando, observo a las palomas posarse en las líneas del tren como desafiando su destino casi siempre al filo de la muerte tan temida a la vez que contemplo el cielo estrellado que se cierne como guardián entre los edificios y los ojos de la ciudad.

    Una música etérea se deja oír por los parlantes de la estación muy débilmente lo que provoca que se escuchen fuertemente los sonidos que provocan los ponies al caminar, cada paso, cada respiro lo que dota al ambiente de una atmósfera espesa y casi desesperante.

    Me levanto de la banca y me acerco al abismo del anden mientras el viento del lado oeste mueve mi cabello mientras camino de un lado a otro como creyendo que aquello haría pasar mas rápido el tiempo pero, sin embargo, nada sucede.

    Revisaba el boleto, lo doblaba y lo guardaba en la billetera para luego sacarlo de nuevo, casi temblando para observarlo otra vez.

    El boleto tenía, en su parte superior central, el titulo de la compañía federal de ferrocarriles de Manehattan en la parte superior derecha tenía impreso el valor que en este caso eran veinte mil Kunas y el escudo de armas de la ciudad de destino

    Me extrañaba, porque al mirar el reloj de la estación daban casi la una de la madrugada, el tren llevaba casi una hora de retraso con respecto a la hora original que figuraba en mi boleto, pero para mi sorpresa los pocos ponies que habían en la estación no se quejaban sino mas bien esperaban sentados al borde del sueño absoluto tratando, a veces infructuosamente, de mantener sus cabezas levantadas y sus ojos abiertos.

    De pronto una voz melodiosa, pero increíblemente somnolienta anunciaba por el parlante la llegada del tren directo a Ponyville a la vez que se pedían las disculpas correspondientes por el retraso en cual fue provocado por un retraso en la manutención del tren. El viaje se efectuaría sin ningún tipo de escalas y aun así tardaría la noche entera en arribar, creo que lo haría a eso de las ocho y media de la mañana.

    Al abrirse las puertas una luz penetrante golpeo mis ojos dejándome ciego casi por un instante, vi a los ponies entrar y luego me encamine dando pequeños pasos adentro del tren que por dentro era de paredes blancas con ventanas algo desgastadas pero en buena condición y un aire muy tibio y reconfortante golpeaba el rostro.

    Busque mi asiento y extraje mi termo con café del bolso, en realidad era una botella de cinco litros y comenzé a beber a la vez que comenzaba a temblar profusamente. Las sombras se sucedían, tenia los ojos abiertos como platos mientras el tren avanzaba. Sonreía al pensar que seria lo que el destino tendría preparado para mí pero a la vez algo dentro de mí extrañaba a esa chica. Quizás podría llorar si la recordara del todo o bien su voz, pero no, por más que intentaba revisitar mis recuerdos anteriores al salvamento de la nave, nada de nada.

    Me levante al vagón comedor, solitario, solo una pony gitana en el. Me senté a beber el resto de mi café mientras sentía la mirada de la pony sobre mi, yo le daba miradas fugaces, casi no parpadeaba, solo me miraba fijamente. Luego de pasado un rato me acerqué a ella. No se identificó, solo me dijo que debería tener cuidado al tratar a quien iba a buscar. Solo una cosa me reveló, algo que me movió el piso: yo la conocía muy bien.

    ¿Cómo podría conocer a una unicornio? ¿Qué significaba acaso aquello?, yo no hable palabra, solo me retire en silencio con el pensamiento interno de la locura de la chica. Ya en mi asiento me dispuse a dormir mientras el agua caía por los cristales empañados del vagón.

    Me despertó una alarma, fuerte, penetrante que casi hizo sangrar mis oídos y me levante. La alarma solo indicaba: habíamos llegado. Baje y compre un mapa y no demore mucho en ponerme en mi camino al lugar indicado

    Los ponies me miraban y me señalaban extrañados mientras yo caminaba, caminaba y caminaba. Llegue a eso de las 8 AM y ya eran las 14 PM y mi estomago comenzaba a rugir de hambre porque bueno, un termo de café no es alimento para nadie, asi que entre a un restaurante en el borde de la ciudad, no estaba muy lejos de mi destino, pero de cualquier manera entré.

    En el menú: nada de nada, solo pasto, heno y solo hierbas obviamente no comestibles para nosotros, pero sin embargo me ofrecieron langosta y otros mariscos, no era algo que me gustara mucho, pero no estaba en condiciones de negarme. Al cabo de una media hora, pague la cuenta y me marché.

    Había llegado a la calle, pero como era natural, comenzaba en el numero uno, lo extraño es que luego del numero uno comenzaba una calleja de piedras que se perdía en el horizonte, no tenia interés en seguir, estaba cansado, pero para ser franco, no quería tener ningún problema con celestia.

    En el sendero árboles en seguidilla y hojas muertas, secas en el piso, señal inequívoca del otoño, el viento soplaba de manera fuerte y continua.

    Al ver el castillo, no pude más sorprenderme, estaba construido enteramente de piedras, tenia dos torres a cada lado, un par de ventanas y en la parte superior una bandera púrpura y blanca ondeando, pero no pude ver cual era la figura de la misma

    Tocar el timbre me tomo largos minutos, quizás unos quince o veinte, tenia vergüenza de saber quien me encontraría o que habría de decirle. Al tocar el timbre una música algo tétrica se dejó oír y el citófono sonó, una voz oscura pero dulce dijo:

    - ¿si? ¿Quién es?

    - Disculpe – dije – mi nombre es Hafnafjordur. Fui enviado por la princesa Celestia

    - Si. Lo sé. Supuse que llegarías dias atrás

    En ese instante y sin anuncio alguno la puerta se abrió y yo entre. Mientras pasaba el pequeño puente que separaba la el castillo de la tierra firme pude dar un vistazo fugaz al patio trasero: parecía ser una quinta de agrado con limoneros, naranjos, granadinos y manzanos. No me quede mucho tiempo contemplando, no quería ser descortés y hacer esperar a aquella.

    Al entrar al Castellón la puerta se cerró y el frío casi me consumió por completo, de hecho no recordaba haber sentido algo parecido antes en mi vida. El lugar distaba mucho de la apoteósica pomposidad futurista del reino en general de hecho era mucho mas simple de lo que pudiera imaginar, tenia escaleras en el piso, varias puertas y un hall iluminado únicamente por velas, cientos y cientos de velas y candelabros, algunos ya derruidos por el esperma, otras como recién colocadas, habían varios cuadros de barcos, navíos, campos y el palacio de las tullerias, las paredes parecían estar forradas del más fino lino rojo, pero pasaba casi desapercibido al abrigo de la profunda oscuridad y del penetrante frío a la usanza de los castillos medievales de San Ladislao de Hungría, por citar un ejemplo entre muchos. Pero había algo de lo que este castillo no carecía para nada y eso era una cosa: la higiene.

    Di voces de saludo, pero nadie contesto y a esa altura ya me estaba congelando pero antes de comenzar a preocuparme más escuche una voz fuerte e imponente pero melodiosa que dijo:

    - buenos dias

    Yo casi por instinto respondí de igual manera batiendo mi mano. No veía el rostro de mi contraparte, pero estaba vestida con una grandilocuente capa negra y algo que parecía ser una tiara sobre su crin. Una vez estuvo frente a mí: solo un silencio incomodo y su mirada altiva. Alguien debía romper el silencio, pero no estaba seguro si debiera ser yo. De cualquier manera, y como casi siempre, terminaba accediendo decidí yo decir primera palabra

    - bueno – dije - ya estoy aquí

    - asi veo

    - ¿entonces tú eres?

    - Rarity es mi nombre – dijo ella – ven por aquí

    Me indico un salón con una cocina, sirvió unas tazas de te y se sentó

    - ¿Qué tal tú? – dijo

    - ¿yo que? – dije algo desganado

    - Ya sabes, me dijeron que tu planeta había sido destruido. Te has encontrado con un terrible destino ¿no lo crees?

    - Si. A veces lo creo. No resulta fácil dejarlo todo atrás y empezar de nuevo

    - Lo se, creo – dijo

    - Y tu que… ¿eres una vampiro o algo asi?

    - No. Solo me visto con capa porque es bastante confortable. Y…. ¿Cómo van tus recuerdos?

    - No lo se, solo recuerdo a mi novia. Ella murió en la tierra, no pude hacer nada por salvarla

    Ella se incorporo y me miro extrañamente

    - me recuerdas a alguien – dijo

    - ¿a quien?

    - Ni idea

    Me tome la cabeza y suspire

    - sabes – le dije – Celestia me dijo que venia aquí a cumplir una misión

    - uhm... si – dijo ella nerviosa

    - ¿tú sabes algo sobre esto?

    - Es una historia larga me temo. Sin embargo escucha con cautela: hace mucho, demasiado tiempo, el reino de Equestria fue gobernado por Celestia y un Unicornio negro llamado Sy. Celestia ayudaba a los ponies de todo tipo con la bendición de la luz del sol y ayudaba con las cosechas. Sin embargo Sy, el unicornio despreciaba a todo ser viviente usando el poder de la oscuridad para destruir sus cosechazas, enfermarlos o, en último término, convertirlos en piedra o sal.

    - Interesante – dije – pero ¿Qué tiene que ver todo eso conmigo?

    - Paciencia querido – dijo ella – a eso voy. Como te decía: Sy convertía a los ponies en piedra y en razón a eso, fue inculpado por Celestia pero antes de ser desterrado a la luna el escapo hacia los confines del espacio y mientras estuvo ahí, fundo una colonia llamada Zexys en la séptima luna del penúltimo planeta del universo

    Yo solté una gran carcajada

    - ¿en serio asi se llama la colonia?

    - Si. Yo también se lo que estas pensando. Pero déjame terminar. No pasó mucho tiempo para que Sy esclavizara a todos los habitantes de la colonia. Celestia debió hacer muchos esfuerzos para llegar ahí y todos la mayoría de los soldados que fueron no regresaron y una vez llegaron a Zexys se dieron cuenta que Sy había desaparecido. Desde ese entonces han pasado muchos años y nada se sabe de el.

    - Bonita aventura en tiempo espacio. Pero, de nuevo ¿Qué tiene que ver todo eso conmigo?

    - Bueno, últimamente todos en Equestria están teniendo extrañísimos sueños

    - Si – dije incorporándome – yo también, soñé hace no mucho con un unicornio negro

    - Pues bien. Existe una profecía sobre un ser de otras dimensiones que salvaría una parte de Equestria de la destrucción total. Pero también dice que Sy volverá nuevamente. Pero, para que concrete su regreso triunfal junto a sus esbirros y demonios, el elegido debe encontrar un objeto o persona perdida.

    - Entonces… ¿ustedes creen que el elegido de otras dimensiones espacio temporales soy yo?

    - No. Yo no lo creo. Pero la princesa Celestia (que viva para siempre) asi lo cree

    - No se que decir

    - Me comisionaron cuidarte, hay muchos que saben de ti y quieren matarte para que la profecía no se cumpla

    Yo me quede en blanco, esa noche no dormí aunque de cualquier manera me tendí en una cómoda cama, trataba de pensar que hacer. Creo que el siguiente paso seria ir a visitar a Celestia mañana junto con Rarity. A este paso, ya no me quedaban ganas de conocer la ciudad


    seguire pronto

      Fecha y hora actual: Lun Abr 23, 2018 4:04 am